24.10.06

Los bomberos


Textos: Agnés Vandewiele, Ilustraciones: Robert Barborini. Colección “Mi pequeña enciclopedia” de Larousse, ed. 2005

Idolos indiscutidos de los niños, los bomberos -como prototipo de héroes urbanos por su arrojo para combatir el fuego y otros siniestros, su entereza para actuar con firmeza y decisión ante accidentes, catástrofes y situaciones inesperadas y su vocación para el riesgo en salvaguarda de quien lo necesite- se han hecho acreedores de un libro propio dentro de esta colección de Larousse.
Aqui se describen con detalle, en textos y dibujos, sus funciones dentro del Cuartel, cómo dan mantenimiento a sus vehiculos y equipamiento, cómo se entrenan y cómo se compone su uniforme. También se muestra cuáles son las partes principales de un camión de bomberos (ese gigante al que todos los chicos sueñan con subir alguna vez) y se describen otros vehículos de auxilio que dan apoyo a la autobomba, incluyendo los helicópteros y los aviones cisterna.
El libro presenta además, los equipos que los bomberos utilizan en cada ocasión, desde aquellos elementos necesarios en primeros auxilios, como un desfribilador para reanimación cardíaca hasta las sondas telescópicas o los tubos con cámaras para situaciones de avalanchas y terremotos.
A doble página se detalla paso a paso, todos los movimientos que tienen lugar en la estación ante una alarma de fuego, desde la puesta de uniformes hasta el momento en que ya están combatiendo el incendio y se muestra cómo se combaten los incendios forestales y cuándo entra en acción el avión cisterna.
Existen además los bomberos especializados como aquellos que desempeñan sus tareas en aeropuertos, en alta mar, los socorristas de la montaña y aquellos que intervienen con perros en el rescate de sobrevivientes en caso de graves emergencias.
Finalmente, este libro ofrece algunos datos sobre cómo varian los uniformes de los bomberos de país en país y también algunas particularidades de la profesión según el punto geográfico en donde desarrollen tareas, así por ejemplo, se menciona que en Venecia los bomberos circulan en barcos y en Canadá, por la nieve, lo hacen en moto-trineos. Los datos sobre la vida y obra de los bomberos abundan y las ilustraciones son bellas, claras y comprensibles aún para los niños a partir de los tres años, edad a partir de la cual se recomienda la lectura de esta colección.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

¡Quien puede no amar a los bomberos?!

10:39 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

yo era uno de los niños que soñaba con ser bombero !el sueño se me hizo realidad! nada nos obliga solo el dolor de los demas-sergio de argentina

6:51 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home