28.11.06

Poemas con disparates


Autora: Elsa Bornemann, Ilustraciones: O´kiff. Colección Biblioteca Bornemann de Alfaguara Infantil-Juvenil. Año de edición 2004.

Este libro de poemas compila algunas de las mejores páginas de la vasta obra de Elsa Bornemann, hay algunos extractos de “El espejo distraído”, de “Disparatario” “Los josecitos”, “Sol de noche”, “A la luna en punto” y algunas bonitas páginas de un estudio y antología publicados bajo el título “En poesía” que incluye trabalenguas y dichos y canciones populares -en verso- de la Argentina, España y Panamá.
En mi opinión, la poesía dirigida al público infantil y juvenil tiene aún mucho para dar, y si bien se puede lograr a cualquier edad un buen acercamiento a la poesía en general, con prácticamente cualquier obra del género, cuando los autores y las editoriales se interesan por ofrecer en el mercado este tipo de trabajo, los padres debemos celebrar que haya una búsqueda entre los actores del mercado editorial por ofrecernos, aún a riesgo, más y mejores libros.
Y digo “a riesgo” porque la poesía es un género de poca demanda, los adultos –en un sentido amplio- no son grandes lectores de poesía y puestos en el rol de “padres compradores de textos” más de uno, frente al vendedor que le ofrece poesía para niños, pensará en el suyo, preguntándose con incertidumbre: “¿le gustará esto?” y terminará comprando otra clase de libros. El problema es que en ese momento, no sólo perderán autores y editores, también perderán los propios niños y los padres, que con esta decisión no sabrán cuánto disfrutan los chicos, desde muy pequeños con la sonoridad de las palabras, cuán divertido les resulta jugar e inventar palabras y cuánta risa da, descubrir que ciertas voces riman.
En mi caso por ejemplo, que de niña tenía un problema “cortazariano” para pronunciar las “erres” (digo “cortazariano” no porque me quiera comparar en algo con Julio Cortázar, sino para que imaginen que tan nasal era mi dificultad) hallé la solución, en realidad fue mi madrina quien la halló, en los trabalenguas –todos plagados de erres- y todavía recuerdo cada uno de los trabalenguas que decía con ella, camino a la escuela, tratando de soltar la lengua.
Por razones simples como éstas y por otras más que se las dejo a los especialistas, espero que muchos padres se arriesguen y compren poesía para sus hijos, cualquiera sea la edad que tengan, si ya están medio grandulones todavía pueden recuperar la poesía perdida con cualquier ejemplar de las Rimas de Becquer o Neruda ú Olga Orozco, Rafael Alberti, Góngora y demás. Si son muy chiquitos, el primer gran encuentro con el género puede darse con libros como éste pensados, con sus lindas rimas y simpáticas ilustraciones, para deleitar los sentidos infantiles e iniciar a futuros lectores y por qué no, escritores de poesías.
Y les dejo aquí un fragmento –sin autorización de la autora, ni la editorial- para que vayan saboreando el menú:
“Para que tu te duermas...
El sueño se escapa
de mi tibia almohada
y trepa a tu cuna
con jazmín bordada.
Alli está esperando
tu sueño enanito
lo veo hamacando entre tus ojitos...”

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

¡Pero que buenos libros se han ocupado de reseñar aqui en este blog! Gratisima sorpresa ha sido para mi y dos profesoras del mismo parvulario. Les dejamos un beso enorme desde Santiago, Chile.

9:24 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

Que lindo este comment

10:40 p.m.  
Blogger Myriam Contreras said...

Gracias por leernos, gracias por sus comentarios tan gratos. Saludos desde la Argentina, Myriam

5:31 p.m.  
Blogger Darabuc said...

Gracias por la entrada. Bornemann es poco conocida en España y no debería ser así.

4:39 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

no somos irrompibles lo mejor

5:51 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home