12.8.09

Niñez en Catamarca

"Tenía catorce años y se llamaba Delia. Yo, aun puesto en puntas de pie, no pasaba de los nueve. Fue mi primer amor. (Lo digo así, categóricamente, para evitar, a mis biógrafos, búsquedas infructuosas de algo más prematuro...)"

Así comienza el primero de los relatos autobiográficos que Gustavo Gabriel Levene comparte con nosotros en "Niñez en Catamarca" (1946): desde un primer amor plagado de caramelos, manomóviles y hazañas heroicas, hasta los vericuetos para reunir las monedas que pagarían las fantasías infantiles, pasando por los escenarios más relevantes de nuestra infancia, como los son la escuela, el barrio, el hogar familiar.

Las narraciones de Levene se embeben del paisaje catamarqueño en que vivió sus primeras aventuras y emociones. La naturaleza propicia juegos y nutre experiencias, enmarcando sus memorias, como las de tantos otros que siendo niños hemos tenido el privilegio de crecer a su cobijo. Si bien el paisaje no se encuentra descrito con detalle en los relatos, constantemente los impregna y los sazona de "sabor genuinamente argentino", como prologara Roberto F. Giusti.

Uno de los principales atractivos que ofrece al lector este conjunto de memorias proviene de su optimismo y amenidad, superando al mismo tiempo la dificultad que presentan tanto la evocación de los recuerdos de la niñez como el reflejo, salvando las diferencias de tiempo y lugar, de vivencias comunes a todos los niños..

Gustavo Gabriel Levene escribe: "Estos relatos evocan recuerdos de mi infancia. Los publico no creyendo disminuir por eso la íntima ternura con que siempre me imagino la niñez propia y ajena. He preferido los de temática picaresca, aunque sé, con la simple sabiduría de cualquier caminante, que la infancia, como todas las edades, presenta también otros panoramas capaces de justificar esas palabras graves que, comúnmente, adjetivan la vida de los hombres". Esta originalidad y estilo humorístico con que el autor ha plasmado sus relatos anima a los más jóvenes a identificarse con sus andanzas y nos invita a los demás a rememorarlas con cariño y con una sonrisa. Porque nostalgia no siempre implica melancolía.

Etiquetas: , , , ,

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Felicito a quienes hacen este blog que es ¡¡¡¡ de lo mas sabroso !!!!


Besotes
EMMA

8:20 p.m.  
Anonymous Edm.97 said...

Buen blog, muy bueno

8:25 p.m.  
Blogger Bibliotecari@ escolar. said...

Me encantan los libros con sabor a niñez(será la edad, jajajaj).
Los invito a visitar nuestro blogs escolar. www.biblio4de4.blogspot.com
Verán que se encuentran en nuestra lista de blogs recomendados. Hasta pronto.
Srta. Andrea.

8:11 a.m.  
Blogger Fernanda Rodriguez Briz said...

En la biblioteca fue leido el primer capitulo. Eramos gente grande.... y fue una lectura super recomendable, leanlo en grupo , la parte de DELIA, el incendio, rescatarla para lucirse ante ella.... hermoso

11:05 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Levene, con cuanto entusiasmo esperamos la hora del cuento para recorrer con la imaginacion esos lugares y personajes que muy bien describe. Felicitaciones por este blog.

3:40 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home