12.2.07

El Principito.

Título: El principito.
Autor: Antoine de Saint-Exupéry.

Ilustraciones del AUTOR.
Traducción: Alicia Morel.
Editorial: Zig-Zag.

Recorriendo esta página en busca de un libro previamente no citado, me llamó la atención no encontrar a “El principito”. Quizá porque, aunque en su contratapa diga “desde 9 años”, sea en su esencia más profunda para adultos. Pero lejos de estos cuestionamientos, está relacionado con la lectura infantil, y por eso haré igualmente mi columna.
El libro cuenta la historia de una persona (rápidamente, leyendo su biografía nos damos cuenta que es el mismo Antoine) que, en medio de un percance con su avión en el desierto del Sahara, se encuentra con un niño de otro planeta llamado El Principito, que no ve sombreros como los adultos, sino elefantes dentro de boas.
Los datos que puse al comienzo de la reseña (título, autor, editorial, etc.), serían baladíes para El Principito. Él más bien querría saber cómo huelen sus hojas, o qué pensamientos mágicos me despertó su lectura. Pero a las personas mayores les encantan las cifras.
Para Borges, el desierto es un laberinto. Quizá Antoine de Saint-Exupéry haya encontrado al minotauro.

Ignacio Olguin.

2 Comments:

Blogger Darabuc said...

Yo recuerdo haberlo disfrutado mucho en mi adolescencia, y desde entonces me acompaña. Es cierto que es válido para adultos, pero no creo que deje de serlo para niños a partir de cierta edad o para jóvenes. El combate de los números y el idealismo, de la realidad y los sueños, se aprende pronto, no solo de adulto. Es un gran libro, sin duda.

5:20 p.m.  
Blogger Ana Lorenzo said...

Es un libro que me encantó y me encanta. Desde el elefante dentro de una boa que los mayores creen un sombrero, pasando por los planetas del rey que pide sólo lo que pueden hacer a sus súbditos (no le voy a pedir al sol que se ponga, no sería él el mal súbdito, sería yo el mal rey) o el bebedor que bebe para olvidar que bebe, a todos los descubrimientos que hace el Principito en la Tierra: que está llena de rosas (pero el zorro le dice que la suya es importante para él), cómo crear lazos... Y lo divertido del zorro imaginando un mundo maravilloso sin cazadores, lástima que no haya gallinas. O el aprendizaje de Antoine sobre el Principito (que ve al cordero dormido y pequeño en el dibujo de la caja) y su mundo.
Es uno de los mejores libros para niños, jóvenes y adultos.
Gracias por recordárnoslo, Ignacio

5:27 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home