20.4.08

Los misterios del señor Burdick


Los misterios del señor Burdick.

Chris Van Allsburg.

Fondo de Cultura Económica.

Colección Los especiales de A la orilla del viento.


Los directivos del colegio donde trabajo me encargaron que piense, diseñe y organice un concurso literario con los alumnos de séptimo. Así fue como recorriendo la librería, donde suelo comprar mis libros, me dirigí a la sección de literatura infantil y juvenil. Es una sección que suelo visitar. Pero esta vez advertí una diferencia. Lejos de los estantes, donde los libros se ordenaban por editoriales, colecciones, edades de los lectores y donde sólo se les veía el lomo a los libros, había una pared con muchos libros de frente. Ocupando más espacio, porque estaban puestos como las revistas en los kioscos de diarios o como cuadros. Eran los libros-álbum. Libros que no hace mucho he empezado a leer con fascinación. Y en la librería no había observado esta distribución espacial. Por lo que tomé varios y me acerqué a unos sillones que están en la librería para leer. Jumanji, Los misterios del Sr. Burdick, El higo más dulce (de Chris van Allsburg), Irulana y el ogronte (Graciela Montes), Del Topito Birolo y de todo lo que pudo haberle caído en la cabeza (Werner Holzwarth), fueron algunos de los libros que estuve disfrutando (al resguardo de un aire acondicionado) una tarde de calor en Buenos Aires.

De todos ellos hubo uno que me ayudó a pensar mi trabajo con el concurso literario.
Los misterios del señor Burdick es un libro-álbum que, como los demás, impacta visualmente. Pero a diferencia de otros, los colores no son uno de los elementos que más llaman la atención. Predomina el blanco y el negro. Las imágenes guardan un símil muy fuerte con la fotografía. El formato del libro es grande y sus tapas duras.

En la introducción (¿elemento paratextual?), firmada por un narrador llamado igual que el autor de la tapa del libro, se relata una historia que se verá completada con las imágenes que siguen en el libro. Dichas imágenes pertenecen a un amigo del autor de esta introducción. Este amigo, un editor jubilado, a su vez, relata la historia de cómo dio con esas imágenes. Al parecer hace mucho tiempo, un tal Burdick le ofreció un trabajo (un libro para niños con imágenes) para publicar. Le alcanzó al editor unas imágenes con sus títulos y epígrafes como muestra de su trabajo. El editor, satisfecho, le dijo que le parecía interesante. Y que le traiga las historias que acompañaban a esas imágenes para una posible edición. El señor Burdick le dijo que al otro día le llevaría las historias. Pero nunca más regreso a la casa del editor. Así fue como el editor se quedó con las catorce imágenes que componían el libro del Señor Burdick pero sin las historias. Dichas imágenes son las que componen el libro álbum (¿el texto?) de Chris Van Allsburg (¿narrador?). Esta breve carilla de la introducción construye un verosímil muy potente.


Las catorce imágenes son una invitación a lecturas productivas. Al igual que otros libros-álbum, la relación imágenes y texto es muy especial. Lejos de ser un mero acompañamiento de la historia, las imágenes necesitan de una lectura atenta. Y al interactuar con el texto, los sentidos se multiplican. Diferentes especialistas mencionan esta relación entre texto e imagen que se da en los libros-álbum como dialógica, de traducción e interpretación mutua o como un mensaje organizado y estructurado de manera independiente. Lo cierto es que en el texto que nos ocupa cada imagen (en página par) tiene un potencial especial. Que a su vez entra en relación con lo textual (en página impar). Las imágenes son dibujos. Las tonalidades del negro semejan una fotografía como se dijo mas arriba. La tapa del libro-álbum mismo llama la atención (como me sucedió a mí en la librería): unos rieles de tren sobre el agua con una especie de cama-tren con vela que transporta a unos chicos. Algunos dibujos son muy realistas. Y en ese caso el texto marca diferencias. Un ejemplo: el dibujo de una niña dormida junto a un libro lleva por título “La biblioteca del señor Linder”. El epígrafe: “Él la había prevenido sobre el libro. Ahora era demasiado tarde”. En otros casos los dibujos son más fantásticos y el texto menos inquietante. Así es como cada par va estableciendo invitaciones a completar esa historia. Es decir, al ver el dibujo y el título y epígrafe que Burdick había pensado, cualquier lector puede atreverse a completar la historia. No es otra cosa la que hice con mis alumnos. Propuse la lectura de este libro álbum a mis alumnos. Esta instancia merecería un comentario mucho mas extenso. Pues los interesantes modos de leer de los chicos, las preguntas que hacen y se hacen sobre el libro (¿Profe pero esto es verdad? Y un compañero le responde -¡No!, no ves que es un libro para chicos-) son instancias que, desde la docencia, son ampliamente capitalizables y conforman, creo, toda una tarea de mediación de lectura.

Luego, cada uno elegía la imagen con su título y epígrafe para continuarla.
Esta fue la consigna de escritura que tomó el concurso literario. Y que tuvo una participación casi total.
Pero mas allá de lo exitoso del concurso, del primer puesto, las menciones etc., creo que hubo muchas horas de lectura, muchas visitas a la biblioteca, horas de escritura y reescritura, discusiones y análisis sobre el libro, preguntas y comentarios a los profesores, es decir mucha literatura. Por lo que quisiera terminar resaltando lo productivo de abordar Los misterios del señor Burdick. Creo que el libro propone un desafío interesante para la lectura en todas las edades. Y habilita muchas instancias para despertar y/o fomentar un interés por la lectura en primeros lectores.

9 Comments:

Blogger Cecilia Caimi said...

¡Qué buenas parecen las ilustraciones! Tienen una estética similar a la de Escher. ¡Muy buena recomendación!

11:32 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Este weblog siempre me invita aleer cosas que de otro modo ni conocería.

Agradezco a sus creadores y colaboradores por la buena calidad y originalidad

Anita

1:40 p. m.  
Blogger María Lalanne said...

Qué bueno! Me encantó la propuesta del libro, espero encontrarlo en la feria para poder tenerlo en mis manos. Yo también estoy fascinada con los libros álbum, y con aquellos que dan al lector un lugar en el texto, los que no presentan todo resuelto...

10:48 a. m.  
Blogger María Lalanne said...

Alejo conseguí el libro en la Feria. Mil gracias por la recomendación, es excelente.

2:13 p. m.  
Anonymous paula said...

gracias! es el libro que estaba buscando para mis hijas

6:19 p. m.  
Anonymous paula said...

gracias! es el libro que estaba buscando para mis hijas

6:19 p. m.  
Blogger biblioteca.mdremei said...

Yo lo propuse a alumnos de sexto curso y son increíble las historias que han llegado a inventar.

3:28 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

ES MUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUYYYYYYYY BUENO EL LIBRO FELICIDADES

10:40 p. m.  
Anonymous Patricia Bailoff said...

El libro Los misterios del Señor Burdick es excelente. También, lo utilizaré con mis alumnos, es un recurso muy interesante para estimular la producción escrita.
Prof. Patricia Bailoff- Coordinadora Proyecto Club de lectores- Ex UE.N°9- Tallerista Plan Pcial de lectura.-

10:28 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home