3.5.08

Del Topito Birolo y de todo lo que pudo haberle caído en la cabeza





Autores: Werner Holzwarth y Wolf Erlbruch
Editoral: Centro Editor de América Latina.
Recomendado para chicos de entre 3 y 6 años.

Un día llegó a casa Valentín, que entonces tenía 3 o 4 años. “Mostrales a los tíos las canciones que aprendiste en el jardín” propuso de inmediato la mamá mientras él hacía monerías entusiasmado. La única condición fue no decir “esas 4 palabras”, estaban prohibidas. Por supuesto, a lo largo de la tarde, Valentín se ocupó de repetir incansablemente, medio a escondidas, con toda su picardía y adrede aquellos vocablos: “caca” era de los que más lo divertían. ¿Por qué sería? ¿Por su significado, porque lo había aprendido recientemente o sólo porque estaba “prohibido”? Quizá no podemos dar una respuesta certera a la pregunta, pero lo cierto es que ese término, entre otros, representan aún hoy “lo que no se dice”, temas tabú que, sin embargo, seducen a los chicos.
Del Topito Birolo y de todo lo que pudo haberle caído en la cabeza, este libro para pequeños lectores exitoso en Dinamarca, aborda precisamente este tema, pero, aparentemente, sin salirse de las normas: no menciona en ningún momento la palabra “caca”. Sin embargo, una actitud burlona y desobediente se percibe en todo el libro. Las imágenes y las onomatopeyas se encargan de mostrar aquello que las palabras ocultan. Loa rostros y poses de los animales dibujados y las repeticiones en el texto invitan a reír a grandes y chicos.
“¡Cuánta puntería! ¿Quién se hizo en mi cabeza?” se pregunta el topito asombrado mientras se pasea de aquí para allá, buscando al culpable con un gigantesco adorno sobre su cabeza. A modo de relato detectivesco Birolo irá entrevistando, acusador, a los diferentes animales para averiguar la verdad, pero cada uno alegará inocencia mostrándole la diferencia entre sus propios desechos y ESO que el topito porta. Finalmente, se llegará a un desenlace también humorístico, que muchos lectores/detectives seguramente habrán descubierto antes que el personaje.
Un texto que desobedece, se ríe de los tabúes y, por su puesto, logra la adhesión de los más chiquitos.

1 Comments:

Blogger Gonzalo («Darabuc») said...

Es un texto que encanta a los críos, lo aprenden de memoria y se ríen con ganas. Va bien para refrescar, para quitar presión.

2:18 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home