31.12.06

Del otro lado del árbol


Autora: Mandana Sadat
Ilustraciones: Mandana Sadat
México: Fondo de Cultura Económica, 1998
20,5 x 20,5 cm. 28 páginas ilustradas sin texto.
ISBN: 9681657144.
A partir de tres años

Una niña corre alegremente por el bosque hasta que encuentra una cabaña con la luz encendida. Se acerca con curiosidad y mira por la ventana. Lo que ve la horroriza: una vieja desdentada, de uñas largas y piel gastada y oscura, arrebujada frente al fuego. La niña se marcha llorando, asustada, y se esconde detrás de un árbol; la vieja (¿la bruja?) sale de la choza, se acerca, despacio, y se sienta del otro lado del árbol.

Entonces empieza a contar: «Había una vez...», y el son de su voz avejentada crea un dragón fabuloso, de colores cálidos y gesto alegre, con el que la niña juega y retoza hasta perder todo el miedo. La historia termina con niña y anciana sentadas del mismo lado del árbol, con una sonrisa en el rostro, mirada de complicidad y las mejillas sonrojadas.

Del otro lado del árbol
es un álbum magistral de Mandana Sadat, ilustradora francesa nacida en 1971. Está narrado sin más palabras que el consabido «Había una vez...»; y en muchas páginas, con poco más que unos trazos. Pero son sencillamente admirables la expresividad de los rostros y el manejo del color; las diversas técnicas empleadas para los estados de ánimo y la definición de los personajes; los guiños al lector, que parte de unas preconcepciones adquiridas en los cuentos populares de toda la vida; y la estructuración del relato, con transiciones cargadas de significado de varios elementos escogidos.

Cuéntenselo a sus hijos, a sus sobrinos, a sus nietos, cuéntenselo a ustedes mismos. Verán que, del otro lado del árbol de nuestros miedos, lo que hay es también humanidad.

Escrito por Darabuc

Etiquetas: , , , , , , , , ,

28.12.06

La llamada de lo salvaje


Autor: Jack London
Ilustraciones: Enrique Flores
Traducción: M. I. Villarino
Madrid: Anaya, 2004
13,7 x 20 cm. 160 páginas. ISBN: 978-84-667-1563-8

Regresamos con Jack London, de quien ya ha hablado aquí Claudia Abal hace unos meses, a propósito de Colmillo Blanco. La llamada de lo salvaje es un libro relativamente similar a este, más breve, pero no menos impresionante; es un clásico adecuado al mismo tiempo para jóvenes y adultos, con varios niveles de lectura, formas de placer más o menos críticas y un vigor que no acusa el paso del tiempo.

Buck es un perro cruzado, hijo de un San Bernardo y un pastor, de gran fortaleza e inteligencia. Vive cómodamente en la granja de un juez del sur de los Estados Unidos, pero con la fiebre del oro, es raptado y enviado a las tierras vírgenes, para ser vendido al mejor postor. Allí aprende a golpes de experiencia: de la más dura, como es la experiencia del garrote, el colmillo y la flecha, la de la vida o la muerte, en suma; pero también la del placer de existir como existieron sus antecesores en tiempos del hombre prehistórico, en plena libertad. Lo salvaje lo va llamando cada vez con más intensidad a medida que su empeño por sobrevivir, unido a su vigor y su capacidad de adaptación e incluso de reflexión, le permiten triunfar en la dura lucha por la vida en un entorno salvaje. Pero aunque hablamos de reflexión en un perro, y puede decirse que algunos pasajes del libro son exagerados, esto afecta sobre todo a las proezas; el retrato psicológico de los animales es sin duda acertado, como sabrá el que haya disfrutado y sufrido a la vez a los rebeldes perros nórdicos. Hay otro acierto en el libro, en este caso técnico: el de utilizar mayoritariamente la perspectiva del animal, en un texto en el que los hombres son importantes, pero en el fondo secundarios.

Existen varias ediciones de este clásico; cito la de Anaya porque se acompaña de un útil apéndice de Francisco Cabezas, adecuado para la lectura de los jóvenes y muy informativo.

Escrito por Darabuc

Etiquetas: , , , , ,

26.12.06

5 meses transitados, 90 "posts"

5 meses
9O posts
+ de 8O libros reseñados
+ de 35O felicitaciones y comentarios de los lectores
... y lo más importante...
¡cantidad! de colaboradores ad-honorem
(nunca mejor aplicado esto de "por el honor";
algunos "pasajeros" que sólo se ofrecieron para
probar, otros de esos "bien generosos" que dejaron todo de sí)

Entonces: Para colaboradores un enorme GRACIAS!!! Para los lectores otro enorme GRACIAS por apoyarnos siempre.... y para unos y otros
¡Feliz año nuevo!
Y que sigamos todos "Compartiendo Lecturas" porque, como decía el poeta inglés James Russell Lowell, "Los libros son como las abejas que llevan el polen de una inteligencia a otra."
¿O no?

23.12.06

¿Oyeron esos gritos?


Título: ¡Socorro! (Doce cuentos para caerse de miedo)
Autora: Elsa Bornemann, Editorial Alfaguara S.A. para Alfaguara Infantil, año 1995. Lectura recomendada a partir de los 10 años.

Con un prólogo antológico, que no es otra cosa que una carta a la autora del mismisimo Frankenstein, comienza este libro que no falta a su promesa de sorprender y atemorizar a los lectores que adoran este género. Elsa Bornemann, como de costumbre, no defrauda a nadie, grandes y chicos, seguidores de la autora en general y fanáticos del terror en particular, reciben lo que han venido a buscar en esta fuente y vaya que, desde su publicación, este libro no ha dejado de ser recomendado de boca en boca y leído por varias generaciones de niños y no tan niños.
Tal como el subtítulo lo indica, aquí hay doce cuentos, ordenados caprichosamente por el prologuista en grupos de cuatro cuentos, tres breves y uno largo, como para cerrar el libro rápido y correr a prender todas las luces de la casa o encontrar una voz amiga en el teléfono, si el miedo nos asalta antes de llegar al cuarto cuento de cada serie. Y hay de todo: niños fantasmas que se enamoran y asustan realmente con su amor, una abuela inimaginablemente malvada, un niño perseguido por los terribles habitantes de la noche en los bosques japoneses, un guerrero atrapado en una misteriosa posada abandonada, un cuadro -¿puede haber algo más estático que un cuadro?- contiene imágenes de una niña que pide auxilio ante las amenazas de un asesino.¿Se puede pedir más? Tal vez, pero este libro que ha cumplido doce añitos desde su primera edición no ha perdido su vigencia y mantiene intacta la fama que hace honor a su título y a Elsa Bornemann misma, escritora favorita si las hay, entre niños y adolescentes de habla hispana, que hicieron de ¡Socorro! un clásico de la literatura de terror.

Etiquetas: ,

20.12.06

Las brujas


Autor: Roald Dahl, Ilustraciones: Quentin Blake, Colección Alfaguara Infantil, Ediciones Santillana, año 1994. Lectura recomendada: a partir de los diez años.

Un niño queda huérfano y al cuidado de su abuela, una octogenaria de un carácter muy especial, que fuma puros mientras le cuenta las cosas que verdaderamente valen la pena conocer en la vida, por ejemplo, cómo reconocer a las brujas, esos seres a los que todos imaginamos volando en su escoba, con el traje negro lleno de cenizas, la lechuza al hombro, la nariz ganchuda y el lunar prominente en el mentón.
Bueno pues, las brujas de verdad son seres de apariencia corriente (el protagonista incluso se atreve a aseverar que hasta la dulce maestra que puede estar leyendo este libro a los niños en la escuela, puede ser una bruja encubierta) y para descubrirlas es necesario prestar atención a detalles que nos revelan que estamos ante una bruja auténtica: las brujas son calvas o tienen pelo verde, las brujas usan guantes permanentemente, las brujas tienen las puntas de los pies cuadrados, las brujas tienen saliva azul y las brujas pueden oler a un niño a kilómetros, de tan repulsivos que les resultan.
Imaginen entonces la sorpresa que puede tener el niño que protagoniza este libro cuando, de vacaciones por el sur de Inglaterra, en uno de los más importantes hoteles de la zona, descubre que tras un supuesto Congreso de la Real Sociedad para la Prevención de la crueldad con los niños que se lleva a cabo en uno de los salones del hotel, se esconde una auténtica Convención de Brujas, la cual está reunida nada menos que para tramar la eliminación de todos los niños del Reino Unido. Un libro entretenido, con muchas situaciones de humor que surgen de la inteligencia del niño y de las desinteligencias del mal, encarnado en algunas brujas incapaces de cumplir al pie de la letra, con las recomendaciones de la bruja conductora. “Las brujas” también fue llevado al cine como una de esas típicas comedias de enredos y la verdad, tanto el libro como la película, valen la pena.

Etiquetas:

La fábrica del terror


Autora: Ana María Shua, Ilustraciones: Jorge Sanzol. Colección Primera Sudamericana, año de edición setiembre de 1996.

Este libro contiene ocho cuentos, algunos pertenecen a la autora, otros son adaptaciones de historias populares tradicionales que se han desarrollado en distintas culturas y se mantienen vigentes a través del tiempo simplemente, porque el terror es un género que apasiona y ha apasionado, desde siempre, a miles de fanáticos deseosos de ponerse a temblar pensando en fantasmas, hombres-lobo, zombies y demonios.
Ana María Shua lo explica sin duda mucho mejor, cuando en el prólogo dice que los cuentos de terror “...son la mejor prueba de que al hombre siempre le divirtió jugar con algo tan espantoso como el miedo, tal vez como una forma de dominarlo...”
Un detalle que hace más atractiva a esta obra es que al término de cada cuento, la propia autora hace un comentario sobre los elementos que se han puesto en juego para conseguir que al lector se le ericen los pelos de la nuca. De esta forma, aquel que lee puede tener una suerte de “análisis de laboratorio” que le permite entender un poco mejor cómo trabaja un escritor y el modo en que coloca cada pieza de su cuento, según sea el efecto que quiere conseguir.

Etiquetas: ,

19.12.06

Eduardo Polo o la poesía más fresca


Autor: «Eduardo Polo» (seudónimo de Eugenio Montejo)
Ilustraciones: Arnal Ballester
Caracas: Ekaré, 2004
Col. Rimas y Adivinanzas. 15,5 x 15,5 cm. 48 páginas. Tapa dura. ISBN 980-257-278-0

Ya antes se ha destacado en este blog la importancia de la poesía infantil y juvenil; por ejemplo, de la estupenda Elsa Bornemann, o de Efraín Huerta, o de Antonio Machado (que no escribía para chicos, pero tiene muchos poemas que estos pueden disfrutar). Y seguro que se volverá a hablar de poesía porque, para ser sinceros, la poesía —que es el ejercicio literario más intenso de libertad, música e imaginación— es nuestra mejor escuela de pensamiento: nos enseña a ver otras realidades posibles y, por tanto, nos permite comprender mejor a los demás. La poesía sigue siendo necesaria como el pan de cada día.

Ahora quiero hablarles de un librito fenomenal de Eduardo Polo, que tiene mucho y poco que ver con el poeta venezolano Eugenio Montejo. Digo «librito» por lo pequeño de su tamaño y breve de sus páginas: pero como buen ejercicio de poesía, es un librazo, que sustituye con ventaja a tomos de mucha mayor extensión. Primero, por la variedad: cada poema es una propuesta única. Luego, por la imaginación desbordante: es un no parar de sorpresas. Y en tercer lugar, por las risas: con este libro les dolerán los músculos de la cara de tanto ejercitar nuestro gesto más vital. Si le añaden las ilustraciones de Arnal Ballester, de figuras cortadas y ritmo abstracto, llenas de detalles y guiños, estamos en el cuatro; y hay un cinco para el que quiera disfrutar de un prólogo que dice lo necesario en poco y solo para el que se anime a jugar. ¡Una mano de literatura, sí señor!

Pero antes de seguir con los otros cinco dedos de este gran libro (las bromas y referencias a los clásicos, el aprovechamiento de juegos infantiles típicos, la ruptura de expectativas con la rima, la riqueza verbal y el décimo tendrán que buscarlo ustedes mismos porque no les he dicho poco), dejemos que los poemas hablen por sí mismos; una selección, necesariamente incompleta:

LA BICICLETA
La bici sigue la cleta
por una ave siempre nida
y una trom suena su peta...
¡Qué canción tan perseguida!
El ferro sigue el carril
por el alti casi plano,
como el pere sigue al jil
y el otoño a su verano.
Detrás del hori va el zonte,
detrás del ele va el fante,
corren juntos por el monte
y a veces más adelante.
Allá se va el corazón
en aero plano plano
y con él va la canción
escrita en caste muy llano.

TONTERÍA
Un niño tonto y retonto
sobre un gran árbol se monto.
Con su pelo largo y rubio
hasta la copa se subio.
Se creyó un pájaro solo
que iba a volar y no volo.
De la altura, en un desmayo,
el pobre niño se cayo. [...]

EL GAVILÁN
[...] A sus pies estaba Cáracas
poblada de torres técnicas,
siempre llena de automóviles
que cruzaban sus carréteras. [...]

LA TRAMPA
[...] Una tic manzana
con un tac membrillo
muy tic de mañana
vieron tac a un grillo [...]

EL MONO
Paseando en biciqueleta
en el mes de feberero
un mono peretencioso
tuvo un serio toropiezo. [...]

Escrito por Darabuc

Etiquetas: , , , , , ,

12.12.06

Jim Glotón


Autor: Russell Hoban, Ilustraciones: Gustavo Otero. Editorial El Barco de Vapor, Serie Azul, lectura recomendada a partir de los 7 años.

Jim Glotón es un erizo pequeño que haciendo honor a su segundo nombre, no para de comer mientras mira televisión. La comida y sus películas y series televisivas favoritas son un rito diario y a tal punto él responde a ese rito que sus padres, resignados, han aceptado que todas sus actividades cotidianas se desarrollen mientras Jim mastica lo que encuentra a su paso.
Al acercarse la navidad, en la tv anuncian una película que él ve cada año “Las aventuras de la Plasta Repugnante” y Jim, luego de prepararse un menú completo para deglutir durante la proyección, se sienta a ver a la Plasta, pero de pronto la Plasta le habla pantalla de por medio y Jim no sale de su asombro al descubrir que la Plasta tiene sus propios planes para con él y por eso, toma su lugar en la casa, haciendo a su vez que Jim pase a ser el “repugnante” de la película. Nadie parece sorprenderse con el cambio y Jim, desesperado, tendrá que encarar un nuevo estilo de vida si quiere volver a casa y a su familia, transformándose con esta decisión en un Jim que nadie creía que fuera posible recuperar.

11.12.06

El pequeño vampiro


Autora: Angela Sommer-Bodenburg. Ilustraciones: Amelie Glienke. Colección Alfaguara Juvenil, Año de edición 1992.

Anton es un niño de nueve años, hijo único de unos padres que lo vigilan demasiado y lo mandan muy temprano a dormir. Aficionado a las historias de misterio este chico, tiene algunos resquicios de tiempo para si mismo y los aprovecha para leer libros y ver películas de terror mientras está solo en casa, cuando sus padres van a cenar en la semana (y creen que su hijo está dormido) y los sábados por la tarde, cuando papá y mamá se van al cine.
La familia vive en un sexto piso y hasta allí, más precisamente hasta la ventana del cuarto de Anton, se aventura a llegar el pequeño Rüdiger Von Schlotterstein, hijo, nieto y sobrino de una familia de vampiros, quien lleva nada menos que ciento cincuenta años siendo vampiro y, sin apetito, o sea, “recién comido” puede convertirse en el más inocente de los amigos que un niño puede tener. Con Rüdiger, la vida de Anton tomará un giro de ciento ochenta grados, ya que no sólo logrará un valiosisimo intercambio con su amigo del más allá, sino que aprenderá a vincularse con chicos mayores de la escuela –a los que teme- y también con sus propios padres, al reflexionar acerca de aquello que los mayores pueden llegar o no a comprender y la búsqueda que hace para mantenerlos al tanto de sus actividades nocturnas (Anton, de algún modo, se hace amigo de la familia Von Schlotterstein), sin por ello, faltar a la verdad. Una historia muy tierna que hace honores a la amistad, el amor entre niños y la aceptación sincera entre dos seres, venidos de mundos diferentes.

Etiquetas: ,

El abogado del marciano


Autor: Marcelo Birmajer, Ilustraciones: Marcelo Meléndez. Colección Torre de Papel, Torre Verde dirigida a Jóvenes Adultos. Grupo Editorial Norma. Año de edición 1997.

Pels, un habitante de Marte llega a la Tierra e intenta transmitir un mensaje telepático a un hombre que bucea en el Río de la Plata, tanto lo retiene bajo el agua que el hombre muere y el marciano, emerge del agua con un cuerpo inerme a cuestas, e inmediatamente es acusado de homicidio y puesto en prisión.
El extraterrestre no puede dimensionar lo que ha hecho y un abogado nombrado de oficio, recién recibido y sin más destino que el trabajar en el buffet familiar en casos que no le interesan, se hará cargo de la defensa de Pels y tendrá que justificar ante la ley las razones del accionar del inusitado visitante rojo y con antenas en la nuca.
¿Culpable o Inocente? ¿Fue un hecho deliberado o un acto impensado? Son algunos de los interrogantes que Pestarini, el abogado -con la ayuda prescindible de un profesor
de esos que nunca faltan, interesado en temas relacionados con el mundo alienígena- tratará de despejar para salvar a Pels del destino trágico que podría aguardarle en una cárcel nacional. En suma, mucha aventuras, corridas, fugas, aciertos y desaciertos, contados con fino humor y además, con pequeñas grandes ideas para pensar un poco acerca de nuestros valores terráqueos.

Delfines y ballenas


Texto: Agnes Vandewiele y Michele Lancina; Ilustraciones: Nathalie Choux. Colección Mi Pequeña Enciclopedia Larousse, 3ra edición 2005.

¿Qué niño puede no interesarse en la ballena azul, cuando se le dice que mide como cuatro micros y pesa más que veinte elefantes? Bueno, con este dato grande como Moby Dick comienza este libro que reúne, como otros de la colección, la información más ilustrativa sobre los cetáceos como para responder las preguntas más frecuentes sobre ellos: si son peces o mamíferos marinos, cuáles son los cetáceos con barba y cuáles tienen dientes, qué son los espiráculos y cómo los usan, cómo nadan, se zambullen y respiran, cómo nacen las crías, cómo las alimentan, cómo las protegen –con detalles primorosos como que una “abuela”, cuida de todas las crías de una manada de delfines-.
Información valiosa es lo que sobra en esta enciclopedia por eso, también encontraremos mucho sobre las inmigraciones de los grandes cetáceos, su alimentación y curiosidades de estas especies como son sus cantos y las acrobacias que, pese a su tamaño, son una particularidad tanto de delfines como de orcas y ballenas. Una buena lectura para que los niños aprendan de chiquitos a amar a estas criaturas maravillosas que aún siguen siendo blanco fácil de la caza indiscriminada, pese a los acuerdos internacionales de protección que muchos países no respetan y que están causando una radical disminución de la fauna marina en general, y de los cetáceos en particular.

Etiquetas:

4.12.06

Las visitas


Autora: Silvia Schujer, Ilustración de tapa: Oscar Delgado. Colección Juvenil Alfaguara, de Alfaguara. Lectura recomendada a partir de los 12 años.

Cuando la realidad insiste en ser “un piélago de males” -como dice Hamlet en su monólogo principal- cualquier intento por desviarla de su objetivo sólo parece amplificar, con efecto demoledor, la desdicha cotidiana. Pero si un destino trágico es lo único que un niño puede narrar sobre su vida -entre los cuatro y los doce años- podemos decir que “Las visitas” es un relato crudo sobre lo que algunos adultos hacen u omiten hacer por la infancia.
Esta es la historia de un niño que ha crecido en la falsa alegría de un hogar donde hay un papá ausente -que el niño supone de viaje- una hermana que con seis años debe convertirse en el punto de apoyo y confidencia de una mamá desesperada, la que trabaja sin descanso en lo que puede pues, su marido está preso y una tía que brinda soporte económico con la compra de alimentos.
Son muchos los personajes que entran y salen de la vida de este niño, el que no entra ni sale de allí es el padre, hasta que un día pide verlo y entonces, los adultos simplemente borran ese cordón protector destinado al niño y sin reservas, le confiesan una verdad “a medias” (papá hizo algo malo pero nadie dice qué) y le confieren un rol más abrumador que el de ser depositario de esa verdad y es el de sostener las mismas mentiras que el resto de su familia: “...porque cuanto más me mintieron más tuve que mentir...” nos dice el personaje.
Sin vueltas, este libro ahonda en algunos golpes bajos que la vida reserva -vaya uno a saber por qué- a la niñez: el reencuentro con ese desconocido al que no recuerda como su papá sin la mínima contención familiar, la cárcel como lugar de ese encuentro y sus implicancias (la desnudez de la revisión, el control de la comida, de la ropa, la incautación de lo que está prohibido ingresar), los vecinos que prejuzgan, la presión de los compañeros de grado que dudan y quieren saber más y en medio de todo esto, crecer.
Así las cosas, a este nene y a su hermana de a poco, se le van apagando los sueños; el hogar y la escuela se convierten en fuente de nuevos conflictos; las visitas a la cárcel reducen su frecuencia semanal y la madre, ocupada en tantas cosas –pareja nueva incluida- calla y sigue, como si nada estuviera ocurriendo. “...yo no sé por qué, pero muchas veces tuve la impresión de que a nadie le importaba arruinar mi vida. A nadie, te lo aseguro...” confiesa el protagonista, pero en este punto del relato sabemos que es un preadolescente y que está enamorado y como quiere creer en el amor y preservarlo, le resulta imperioso que su chica conozca por anticipado su verdad, que es la razón de este libro; porque está convencido de que la verdad por dolorosa que sea es el buen principio de muchas cosas, porque sabe que ocultar la verdad o disfrazarla o decirla por partes, de algún modo es volver al terreno de la mentira y a los doce años, él está de vuelta de todo eso.